domingo, 16 de febrero de 2014

Caramelo líquido



Esta mañana he disfrutado tortitas

Esta mañana he desayunado tortitas. 

Y lo digo en singular, porque me las he tomado YO SOLITA.
Así de gorda soy! jajajaaaa

Es que estoy harta de hacerlas con todos despiertos y sentados en la mesa, comiendolas según salen de la sartén, porque se las comen más rápido de lo que las cocino. Y es agotador. Y es que no paran... una y otra y otra... y yo mientras no puedo más que ir sacando tortitas y más tortitas... y hasta que no paran no puedo hacer las mías....

Así que hoy he hecho la masa mientras estaban todos dormidos, me he frito mis tortitas y me las he tomado... así, yo misma conmigo misma... Y Bebel... claro!!!! "To-ta, to-ta"... cómo no iba a compartir con ella una "tota"!!!!


Bebel está viciada. Lleva toda la semana pidiendo, tenedor en mano, "tooo-ta, tooo-ta" que es como ella ha aprendido a decir tortita...

Y me las he tomado como a mi me gustan. En montones. De dos en dos. Y bien bañadas en caramelo. En caramelo líquido. En este caramelo líquido:



Es fácil facilísimo de hacer y rico riquísimo de comer. No vuelvo a comprar sirope de caramelo. Puajjjj!

Ingredientes 125 ml caramelo líquido:

200 gr. azúcar
gotas de limón
250 ml. agua hirviendo

En una sartén ponemos el azúcar con el limón y dejamos que se vaya derritiendo. Cuando ya tengamos el azúcar líquida (tarda varios minutos) echamos, con muuuuucho cuidado y no de golpe, el agua hieviendo. Moviendo continuamente y con cuidado del humo que saldrá. Habrá mucho y muy caliente. Niños lejos. En un fuego medio vivo, controlado, dejar el caramelo hasta conseguir la consistencia deseada. Hay que tener en cuenta que al enfriar, espesa.

A mi me quedó muy muy espeso. De caliente tenía la textura perfecta. Al enfriar endureció demasiado. Tuve que ponerlo en la sartén de nuevo y añadir más agua hirviendo. Esta vez lo tuve pocos minutos hirviendo. 

Si, en vez de muy espeso, como me ha pasado a mi, hubiera quedado muy líquido, no hay más que dejarlo reducir más al fuego. Así hasta conseguir el punto justo. 

Azúcar con gotas de limón

Caramelo con agua hirviendo

Caramelo reducido

Y a la botella. En cuanto el caramelo tenga el espesor deseado, a la botella.

Esta mía, es de Casa. De 250 ml. Dependiendo de lo que se deje reducir el caramelo, éste ocupará más o menos... 
Como decía, esta botella es de Casa. Me encanta Casa. Me pierde Casa. Me cuesta muuucho entrar y salir sólo con lo que iba buscando....



Esta foto la hice tras el primer rellenado. Me salió muy poco caramelo... la botella es de 250 ml... 
No hice foto del segundo caramelo, del que hice añadiéndole más agua... ya me pilló el toro... pero vamos es igual que este, pero con más cantidad. Así a simple vista no hay diferencias. 



Que nadie vuelva a comprar un sirope de caramelo.

Es una orden.

No hay excusas.


Pero repito esto que es muy importante: cuando se le añade el azúcar hirviendo, sale mucho vapor caliente. Cuidado.

Esta receta es de Kanela Y Limón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario