domingo, 15 de diciembre de 2013

Merluza en salsa verde



Este plato es unos de los favoritos de Hally. A Estefania también le gusta mucho... pero no tanto, porque nunca se acuerda de pedirlo... pero Hally... siempre que tiene ocasión me lo pide. Y yo encantada!

Se lo pongo de plato único (lo que es comodísimo) repitiendo, que todo no entra en el plato de una vez.

Y de una manera rápida, feliz y sencilla se comen una muy buena cantidad de pescado... También lo comen rebozado peeero protestan más y comen menos. 

La receta, de mi madre, es fácil pero lleva algo de tiempo. Y no suele sobrarme mucho por las mañanas, así que a falta de la patata y el pescado, lo dejo todo listo la noche anterior. Y desde que lo hago en "2 tiempos" sabe mejor... se ve que la salsa "reposa" y sabe de vicio!!!!! Eso, o que como lo hago con taaaanto amor, pues quedan riquísimas. jajaja está bien que me lo diga yo... aunque no necesito piropearme mucho, que ya me piropean mis peques! Y esos no perdonan! como no les guste algo no disimulan!

Aquí la receta de la mia mamma...

Ingredientes:

Merluza
Patatas
Guisantes (uso congelados)
Perejil fresco
1 Ajo
Pizca harina
Chorro vino blanco
Caldo de pescado
Aceite
Sal
Agua


Situémosnos. 
La noche anterior a cuando se quiera comer, mientras van cenando los peques, picamos 1 cebolla muy fina y la ponemos a pochar lentamente en una cacerola o sartén ancha. Una pizca de sal para que sude... y a remover de vez en cuando. Que quede bien hecha. Muy transparente, casi que empiece a coger color. Mientras se va pochando picamos el perejíl. 

En  todos los programas de TV que he visto, pillan el perejil, lo hacen un "gurruño" y lo pican con cuidado de no llevarse un dedo. A mi me gusta más el método de mi casa: Ponemos el perejil en un vaso (las hojas de perejil, sin tallos) y con una tijeras lo cortamos. Abrimos y cerramos las tijeras. Varias veces. Corta, cortar, cortar... y él solito, sin peligro de cortes, se pica. ¡Magia! Me parece mucho más practico que lo del "gurruño". Cuanto más abramos y cerremos las tijeras, más picado quedará. 





Cuando la cebolla está a nuestro gusto, añadimos el perejil picado y un diente de ajo también picado. Yo tengo un prensa-ajos. Sino, a cuchillazo limpio. 
Damos un par de vueltas a la cebolla-perejil-ajo, y echamos pizca de harina, removemos bien y añadimos el chorro (aquí cada uno...) de vino blanco. Subimos el fuego para que hierva y el alcohol se evapore. Poquito tiempo, que si no nos quedamos sin na de salsa!!! Y este es el momento de añadir el caldo de pescado. Mejor calentito. 
Secreto: la primera vez lo hice con caldo de pescado. Pero las demás lo he hecho con agua caliente y pastilla de caldo de pescado. En la misma caja de la pastilla indican las proporciones de agua por pastilla. Eso hice. Y la verdad? queda estupendo!!! No siempre tengo caldo de pescado. Por no decir que no lo tengo nunca. Se lo pido a mi madre cuando me hace falta. O mejor dicho: se lo pedía. Se que no es lo mismo, y que no es tan sano... pero es que hay que ser prácticos! jejjeee

En fin. Se le añade el caldo, se baja el fuego, y se deja hervir leeentamente unos 15 minutos. Cuando esté listo lo pasamos por la "minipimer". 
Buenas noches. A dormir.

Bueeenos días. Niños desayunando. Ponemos a calentar la salsa. 
A pelar patatas. Depende del tamaño. En esta caso puse dos. A pelar y a cortar patatas en láminas un poco gruesas. Echamos las patatas y los guisantes congelados en la cazuela con la salsa y los dejamos hacer a fuego medio unos 10 minutos. Vamos vigilándolo. Hasta que esté todo bien hecho. 
Ahora, apagamos el fuego y añadimos los trozos de merluza ya salados. Lo tapamos y dejamos que la merluza se haga sola con el calor de las patatas y la salsa. 

Y esto si que es magia. Te vas de casa con el fuego apagado, la merluza cruda, y cuando vuelves está perfectamente cocinada. Justo en su punto. Nada pasada. Nada seca. Jugosísima. Perfecta!


La noche anterior no te ha costado nada pochar una cebolla mientras cenaban los niños y añadir un caldo mientras les acostabas. A la mañana siguiente las patatas y los guisantes casi se han hecho sin darte cuenta mientras preparabas a los niños para el cole... y la merluza se hizo sola, pero de verdad. La merluza se hizo sola. Mientras tu no estabas.




Llegamos a casa del cole y está en su punto para comer. Aún está calentito. Yo luego me lo tengo que calentar un poco, pero para mis niños está perfecto. Calentito, pero sin quemar, como les gusta. Y lo devoran. 2 platos.

Qué bien.

Plato de toda la vida. Los clásicos nunca fallan.



A mi de pequeña me gustaba con un puñado de arroz, en vez de guisantes... 

Un día se lo haré a mis peques... a ver si no me lo tiran a la cabeza!

A disfrutar de este plato salado!


No hay comentarios:

Publicar un comentario