miércoles, 30 de octubre de 2013

Arroz con leche


Receta original, si señor... jajajaaaaa

Pero es que no todo pueden ser recetas "diferentes" o "nuevas"... jajajaaa

Básicamente, porque no tengo tiempo de cocinar cositas de esas que me gustan... pero como cocinar tengo que cocinar todos los días.... pues he pensado que recetas de toda la vida también gustan, no?? y a veces uno se olvida de ellas....

Así que, me propongo seguir con mi blog, con cositas ricas, aunque no tan diferentes... pero por lo menos a seguir con él. Nada de poner excusas de que con los 3 no tengo tiempo de hacer nada... basta ya!!! 

Y para empezar... pues eso, un rico y sabroso arroz con leche.

A mi personalmente, me gusta un pelín tibio. No me gusta para nada frío (cosa que suele pasar en los restaurante, por cierto). Pero a Fon, sin embargo, no le gusta un pelín caliente, lo prefiere frío... en fin... como yo lo hago, yo gano! jjajajaa además, hay quien lo prefiere con costra y quien lo prefiere sin costra... esto es más fácil de solucionar (lo otro también: separo su ración y la meto en la nevera) así que saco el quemador y ¡ala! a la rica costra... Pero diferencias a parte, lo que a todos nos gusta mucho, es ese ligero aroma a limón y esa leche un tanto espesita... mmmmmm.... menos mal que aquí coincidimos, porque esto sería más difícil de solucionar. 

Así que vamos con la sencilla pero exquisita receta. Estas cantidades son las que uso yo para nosotros 5. Sobra muy poco. O no sobra. Pero bien, porque como ya he dicho, me gusta recién hecho... manías de una...


Ingredientes:

1 litro leche entera
1/2 tacita café de arroz bomba
Cáscara limón
9 cucharadas azúcar
Pizca mantequilla

En un cazo amplio echamos la leche y la piel del limón. Limpia, eh??? 
Fuego fuerte y cuando empieza a hervir añadimos el arroz. Bajamos el fuego, que hierva despacio y le damos vueltas con cuchara de madera, muy a menudo. Poco a poco... despacito... y así una hora más o menos... Cuando haya pasado ese tiempo, añadimos el azúcar, removemos bien... y comprobamos que el espesor de la leche nos guste. Si lo queréis más liquido, podéis echar más leche. Si lo queréis más espesote, esperad un poco más. Probad. Que esté en vuestro punto de azúcar. Igual 9 cucharadas son demasiadas... nos gusta muy dulce. Me gusta muy dulce. Empezad echando sólo 7. Siempre se puede echar más... pero quitar no!!!

Cuando creáis que ya está listo, se retira del fuego y se le añade un poco de mantequilla y se remueve bien, para que se derrita y mezcle con todo. Y listo.

AH!!!! Importante: cuando enfría, espesa un poco. Esto hay que tenerlo en cuenta a la hora de cocerlo, porque si lo dejamos en caliente al espesor que nos gusta, cuando lo vayamos a comer estará muuucho más espeso. Importante tener esto en cuenta.

Se vierte sobre cuencos individuales o sobre uno amplio del que servirse luego. Y ya está!!! a esperar que enfríe un poco.... mmmmmm tengo ganas de más. 





Este lo hice la semana pasada y quiero más!!!


Y ahora es cuando mi pequeñina me pide costra, porque hace un tiempo mi hermano me regaló un quemador y desde que lo ha descubierto todo lo quiere quemado. Para ello, solo hace falta echar azúcar por encima y "dále calor". Fácil. Cuando más tiempo lo quemes, más negro. 

Al final resultó que todos lo queríamos con costra. Seremos golosos!!!


Un clásico que en mi casa nunca falla...

2 comentarios:

  1. Y con un poco de canela... ¿no te gusta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La canela!
      Si.... normalmente no la echo. Cada uno se sirve la que quiere, a gusto de cada uno... pero lo cierto es que desde que tenemos el quemador, nos liamos tanto quemando azúcar que nadie se acuerda de ella! Jajajaa lo anoto para la próxima. Gracias

      Eliminar