jueves, 26 de septiembre de 2013

Yemas de huevo empanadas





Si si... yemas de huevo empanadas.
O lo que es lo mismo: cómo complicarse la vida sin necesidad alguna. Como si tener a mis 3 lindas criaturas no fuera suficiente! jejejeje

El caso es que hago muchas Pavlovas, lo que implica que me sobran muchas yemas. La técnica del tocinillo de cielo ya la tengo dominada: tocinilo grande, mediano y pequeño. Pero solo nos los comemos Hally yo... y como que ya vale. Además, son un tanto "trabajosos" y ya no me emociona hacerlos, porque me salen siempre (vaya modesta que estoy hecha). Así que no sabía qué hacer con tanta yema (también he hecho mucha natilla, pero desde que nos hemos quitado de la leche el tema se ha complicado) y mi hermano me dió esta idea. Yemas rebozadas. Se dice rápido. Los ingredientes son fáciles y el resultado os lo imaginais. Es como disfrutar de un huevo frito... sin tenerte que comer la clara :)

Geniales para prepararlos en una cenita (de pocas personas mejor) y "quedarse" con los invitados. Porque a primera vista... todos creerán que se trata de una croqueta. Pero cuando se lo metan en la boca..... SORPRESA!



Peeeeeeero la verdad....... no creo que los repita! jajajaaa eso si, os animo a todos a que lo probeis! y que me digais!!! jajajajajaja

A ver... esto es como todo. Al principio cuesta más, se rompen muchas, pero una vez que le pillas el truco, la cosa se vuelve más fácil. Pero ni aún habiendose vuelto más fácil creo que los repita. 

1º porque solo puedo hacerlos cuando hago Pavlova, ya que sino, me sobrarían muchas claras.
2º porque ya no hago cenas en casa
3º porque dan demasiado trabajo para lo que se disfrutan... y ya los hemos disfrutado! ahora toca el turno de disfrutar a otros!


Ingredientes:

Yemas de huevo
Pan rallado
Harina
Sal

Es importante meter en la nevera las yemas (por separado las metí yo) en la nevera un buen rato, para que se enfríen. 
Una vez frías, ponemos a calentar aceite en un cazo pequeño. Suficiente aceite para cubrir las bolitas de yemas.




Lo pasamos dos veces por el pan

Pasamos las yemas, primero por harina, luego por una huevo batido con bien de sal (o una yema batida como hice yo, por no usar más huevos), pan rallado, otra vez la yema batida y pan rallado de nuevo. La idea es hacer una capa bien gorda y crujiente, que proteja bien a la yema. 

Cuando lo tengamos listo, lo metemos en el aceite caliente. Solo ha de hacerse por fuera, el empanado. Pero por dentro ha de quedar la yema líquida. 


Veamos un ejemplo:


Parece una croqueta...

...pero al partirla...

¡¡sorpresa!!




Ahora, a meterlo en la boca (bueno, esperad un poco que quema) o abrirlo como hice yo para las fotos, y ver qué bonito ha quedado.

Como la yema no lleva sal, es importante echar un poco bastante en el huevo en el que se reboza, para que no nos quede muy soso.

No hace falta pan para mojar: va incorporado, jeje.


Notas:

  • Importantísimo enfriar las yemas. Si se hace sobre la marcha, sin enfriarlas, se rompen 99%. Por no decir que al 100%, porque seguro que hay gente muy manitas.
  • Las yemas pueden enfriarse un par de horas en la nevera, o unos minutos en el congelador. Cuidado con el congelador. Si se congelan demasiado, luego, al freirlas, no quedan igual de líquidas por dentro. El frío del congelador las habrá "hecho" ya un poco. Eso si... no se rompen al manipularlas! jajaja
  • Manipularlas con muuuucho cuidado. Son muy frágiles.


MMMMMMMMmmmmmmmm