miércoles, 21 de agosto de 2013

Tiramisu



Esta noche cenamos italiano. :)

Italiano casero, claro. ;)

Primero cada uno se estira y "tunea" su pizza a gusto... y de postre, qué mejor que un rico tiramisú. Eso si, tiramisú para niños, o lo que es lo mismo: sin alcohol y sin cafeína. Puede seguir llamandose tiramisu???? Jejejee sea como sea... fue el postre perfecto tras unas suculentas pizzas caseras

Hoy de champis, chorizo, bacon y salchicha...


El tiramisú resultó suave, esponjoso... y nada pesado. Hombre, le faltaba algo de sabor a café... pero la verdad, a mi no me importó, porque no me gusta el café... así que podría decirse que era un tiramisú para niños y para mi. JA!

Es fácil facilísimo de hacer. Se hace en un plis... lo "peor", es que hay que dejarlo unas horas en la nevera... y a veces cuesta saber que está ahí... pero que no se puede comer...

El caso es que a mi me resultó un poco más complicado de lo que debería de ser, porque hice muy poca cantidad, tan poca, que no me la cogía ninguno de mis "super aparatos" y tuve que batirlo a mano... y no estoy acostumbrada.



Ingredientes:
1 clara de huevo
2 yemas de huevo
50 gr azúcar
200 gr queso mascarpone
bizcochos de soletilla
café descafeinado
cacao en polvo

Empezamos. 
Lo primero es preparar el café. Dependiendo de nuestro gusto, más o menos fuerte. Que  enfríe.

En un bol, mezclamos las yemas con el azúcar hasta que quede una masa blanquecina.  Muy espumosa. Hay que batir bien y mucho. Añadimos ahora el mascarpone, poco a poco, removiendo bien. Esto ya lo tenemos. Lo metemos en la nevera. 

En otro bol, batimos la clara. Punto de nieve. Ufff, a mi me costó mogollón! no tengo práctica... pero lo conseguí! Cuando la tengamos, sacamos la mezcla anterior de la nevera y vamos incorporando la clara a punto de nieve a la mezcla de mascarpone. Con cuidado de que no se baje la clara. 

Elegimos el molde en el que vayamos ha hacer el postre. O moldes, si lo queremos hacer individual. 

Yo elegí el típico rectangular de hacer bizcochos. Y lo forré de papel film, porque no quería servirlo en molde. Lo quería desmoldar. 

Lo que viene ahora va muy rápido:
Una base de bizcochos bañados en café, lo cubrimos con la mitad de la crema que hemos hecho, otra capa de bizcochos también bañados en café y cubrimos con el resto de la crema. Y a la nevera. Está muy bien de un día para otro. Pero con menos horitas supongo que también salga bien... 

En el momento de servir, se cubre con la ayuda de un colador de un rico cacao... y listo!!!



Y así quedó...

El bizcocho quedó blandito, pero se notaba su presencia. La crema de mascarpone muy fina, muy rica. Y como estaba recién salido de la nevera, fresquito. Muy rico la verdad. Un pelín demasiado suave tal vez, pero sin duda, el postre perfecto a nuestras sabrosas pizzas. 


Tras la primera capa de crema, la próxima vez le pondré una virutas de chocolate. Y haré el café más cargado. Un toque más le irá muy bien.

Como yo quise desmoldarlo, puse las capas al revés, para que quedara bien al darle la vuelta.

Y ya está. Fácil y rico. Perfecto. Repetible.


No hay comentarios:

Publicar un comentario