miércoles, 31 de julio de 2013

Pastel de arándanos



Las fresas se acaban y llegan los arándanos. Los riquísimos y sanísimos arándanos. Y además, tenemos arándanos de aquí, de Cantabria. No hace falta comprarlos de otros sitios. Perfecto. Eso si... hay que reconocer que son un poco caros... pero bueno, una vez al año, no hacen daño :)

El año pasado y el anterior nos pusimos morados de tanto arándano en magdalenas y en bizcocho... y este año he querido probar algo nuevo. Algo que siempre he visto con muy buena pinta... algo muy americano. Quería hacer el típico "pie". En esta ocasión, "blueberry pie". El resultado? Riquisimo. No es más que masa con arándanos. Imposible equivocarse... 

Bueno, imposible equivocarse, pero la próxima vez haré algún cambio. 
Para empezar... usé poca masa. Necesito más. Se ve bien en la fotos que apenas tengo masa para hacer la parte superior. Anotado. 
Y demás, creo que ha de espesar más el relleno, porque aquello estaba muy rico... pero sin ninguna consistencia. 
Y por último, lo haré cuando seamos más a comer... porque prácticamente me la comí yo sola, ya que este año mis hijos mayores han decidido que ya no les gusta los arándanos. Ala! y me lo dicen cuando ya la había horneado... Bueno, cosas peores hay que comerse lentamente en un par de día una tarta deliciosa....
Ah, también creo que esto estaría bien en individuales... tipo pastelitos de arroz... tengo que probar...


Ingredientes:

1/2 taza azúcar
3 cucharadas maicena
1/4 cucharadita sal
1/2 cucharadita canela molida
4 tazas arándanos fresco
1 cucharada mantequilla
Masa Hojaldre

Vamos calentando el horno a 220º

Mientras mezclamos el azúcar, la maicena la sal y la canela. Y lo echamos sobre los arándanos. Con cuidado de no destrozarlos, lo removemos para que quede todo homogéneo. 

Colocamos la masa de hojaldre sobre el molde circular de unos 20 cm de diámetro. Y vertemos cobre ello la mezcla de arándanos. Partimos la mantequilla en pedazos y los        repartimos por la superficie. 
Aquí es cuando yo tuve que hacer milagros para conseguir varias tiras de hojaldre con las que cubrir los arándanos. Una segunda masa de hojaldre me hubiera ayudado mucho. también se puede cubrir por completo con una segunda masa, y en el medio hacerle un agujero, del tamaño de una canica, para que respire. 

Bueno, una vez terminada de tapar, al horno. En la parte más baja, y durante 40 minutos.  

En la receta original, usan más azúcar y 50 minutos de tiempo. Bueno, esto depende de los gustos y del horno... y también de la masa que se use. Porque yo en esta ocasión opté por el hojaldre comprado, pero también valdría una masa brise, o una casera... A mi es que el hojaldre es la masa que más me gusta.


Y ya está... es sencillisimo y el resultado espectacular. Preguntadle al bebe... jejeje menos mal que ella me ayudó a comer...


Pero como ya he dicho, con conseguí consistencia de nada... y yo lo quiero con consistencia... así que habrá que repetir... porque está riquísimo y es muy sano. Por algo los arándanos están catalogados como "super food"



Me consuelo pensando, que mejor que esté rico feo... que bonito malo...

Y que se atreva alguien a llevarme la contraria! 

Empanada Gallega



Empanada de Bonito. 

Empanada Gallega de Bonito. 



¿Y porqué Gallega?? Pues porque Eva me pasó la receta de la masa y me la pasó diciendo: "Esta receta es la auténtica de la empanada Gallega... me la pasó una gallega de verdad". 

Y con eso me he quedado. 
He mirado recetas de empanadas gallegas en internet, y no he encontrado ninguna igual... pero no por ello deja de ser una empanada de una gallega... vamos, una empanada gallega en toda regla!! Pero si que he cogido "prestado" de internet un pequeño cambio que le hago a la masa. Utilizo el aceite del bonito para la masa. Esto lo dicen en prácticamente todas las recetas... y he pensado, que malo no puede ser. Aceite de oliva con "aroma" a bonito... perfecto.

Con las cantidades de esta receta a mi me sale para hacer dos empanadas de 1,200 kg aproximadamente cada una (relleno y todo, claro). Hago una al momento, y el resto de la masa la meto en una bolsa de plástico de Ikea (de las de congelar, eh?) y al congelador. Queda perfecto. 


Ingredientes masa empanada Gallega:

1 taza de vino blanco
1 taza leche
1 taza aceite(*)
1 cucharadita sal
700 gr harina ( o la que haga falta para que no se pegue)
Yema de un huevo fresco


Ingredientes relleno de bonito:

Bonito
Pimientos rojos asados
Aceitunas rellenas anchoas
Lonchas queso




(*)Aquí es donde he tomado prestada la idea de utilizar el aceite del bonito del relleno. Escurro las latas en un vaso, y echo aceite nuevo hasta llenar la medida. 

Para hace la masa, nada más que hay que remover todo y mezclar. A mano o con amasadora. Y la harina... pues a ojo. Dependiendo de la harina, de la humedad... se empleará más o menos. Pero a mi de 700gr no me baja nunca. 

Cuando tengo la bola hecha, la divido en dos. Una la congelo. Y trabajo la otra. 

Vuelvo a dividir la masa en 2 y estiro una de ellas. Suelo utilizar las manos y no el rodillo para estirar la masa. Se trabaja muy bien. 



Cuando la tengo de la forma y tamaño deseado, la coloco sobre la bandeja del horno. 

Cubro la masa estirada con el relleno. En este caso bonito. 
El relleno de bonito de mi casa es muy simple. En un cuenco amplio mezclamos el bonito, tomate, las aceitunas cortadas pequeñitas y los pimientos también pequeñitos. Volcamos todo sobre la masa estirada. Lo cubrimos con queso en lonchas. Estiramos la otra mitad de la masa y cubrimos. 

Ahora hay que unir bien los bordes, de lo forma que más nos guste, para que no se salga el relleno en el horno. Con los dedos, con un tenedor como en la empanadillas... a gusto de cada uno. Si hubiera sobrado algo de masa, también es este el momento de aprovecharla para decorar y personalizar la empanada, haciendo churritos, lineas... o corazones. Mis niños usan corta pastas y hacen figuritas varias. Luego las colocamos sobre la empanada y ... preciosa!!! Cuando ya esté terminada la decoración, se pinta con la yema batida y se le hace agujeros en la superficie, a modo de chimeneas, para que el relleno pueda respirar y no reviente la masa en busca de aire....

En esta ocasión le he hecho varios cortes. Otras veces solo la pincho... como me de. 
Empanada pinchada varias veces

Hoy, además, he echado semillas de amapola y de sésamo por encima... porqué? porque las tengo. Y quería probar... Quería aprovechar unas pipas que tenía... pero estaban pasadas y las tuve que tirar a la basura. 

Bueno, la empanada está lista para hornear. 

Al horno a 180º-200º durante unos 40 minutos. En el medio y con calor arriba y abajo. Pasado ese tiempo, los gallegos recomiendan colocarlo sobre una bandeja de madera para que ésta absorba la grasa sobrante mientras se enfría... Y ya está! a disfrutar!!!




Empezamos a catar la empanada... un corte por aquí...




Otro por allá...




Y tenemos la cena lista! La cena, la comida, el aperitivo, la merienda o lo que sea! porque en casa comemos empanada en cualquier ocasión... bueno, salvo para desayunar, que ahí tomamos las tortitas, jejejee

sábado, 13 de julio de 2013

Bizcocho de Naranja y semillas de amapola


Ufff...

Ya no me da tiempo a nada! 

Hoy he sacrificado mi comida y la siesta, he aprovechado que los mayores comían fuera y que la peque estaba dormida y he hecho este esponjoso bizcocho que me enseñó mi amiga hace unos meses y que le tenía ganas.... 

La receta original es de la web http://www.dailymail.co.uk. 

Y vaya resultado más bueno!!!

Ha merecido la pena quedarse sin comer y sin siesta!!! Vaya si ha merecido la pena...

Es un bizcocho muy esponjoso, mucho, bañado en un sirope de naranja que hace que esté delicioso. Tan tan rico... que casi nos lo hemos comido entero y no han pasado ni medio día! 

Las semillas de amapola no le dan mucho sabor, pero si un punto crujiente que le da un toque diferente .... muy rico. 

Perfecto.

Y además, facilísimo. Y, excepto por las semillas de amapola, los ingredientes son muy normales. Lo cual es de agradecer...


Ingredientes esponja:

185 g mantequilla blanda. Y más para el molde
30 g semillas amapola
4 cucharadas leche
½ cucharada ralladura naranja
½ cucharada ralladura limón
220 g azúcar
3 huevos L
225 g harina con levadura
75 g harina normal
100 ml zumo naranja
25 ml zumo limón


Ingredientes sirope:

110 g azúcar
75 ml zumo naranja
40 ml agua
Piel de naranja, sin blanco, cortada muy fina


Empezamos.
Lo primero, dejamos las semillas a remojo en la leche. Como mínimo 20 minutos. Pero vamos, si lo hacemos lo primero, para cuando nos toque volver a usarlas, ya habrá pasado ese tiempo.
Ahora recomiendo ir haciendo el sirope. 
En una cazuela no muy grande, añadir todos los ingredientes, y dejarlo hervir lentamente hasta que el azúcar esté disuelto del todo, y la piel de naranja se reblandezca. Lleva un tiempo... que se vaya haciendo.

Y nos ponemos con la "esponja".
Engrasamos el molde, en mi caso uno redondo de 20 cm de diámetro. Y encendemos el horno. A 180º arriba y abajo y con aire.

Si tenemos amasadora, en ella, si no, con cuchara de madera, mezclamos las ralladuras de naranja y de limón, el azúcar y la mantequilla. Hasta que esté blanquecina y muy muy blanda la mezcla. Lleva varios minutos. Entonces añadimos los huevos, de uno en uno, y batiendo bien tras cada uno. Bien batido. Con una cuchara metálica, añadimos y mezclamos bien las harinas. Cuando estén perfectamente incorporadas, continuamos con los zumos de naranja y limón y con las semillas y la leche en las que estaban a remojo. Lo mezclamos bien. No es una masa muy dura. Es fácil y se hace rápido.

Aspecto antes de entrar en el horno

Pasamos la masa al molde, alisándola un poco y lo metemos en el horno a una altura por debajo del medio. En total lo he tenido 40 minutos. Perfecto de tiempo.

Se saca y se deja enfriar en su propio molde unos 5-10 minutos, y luego se desmolda sobre una rejilla y se deja enfriar.

Es el momento de bañarlo con el sirope que ya tendremos listo y no demasiado caliente. 
Recomiendo poder un plato bajo la rejilla que recogerá el sirope que no empape de esta primera pasada. Yo usé un segundo plato, que utilicé en lugar del primero, para recoger posibles restos de sirope que caían al bañar al bizcocho con el sirope que sobrante que había recogido el primer plato... anda qué lío de platos!!! vamos: plato bajo rejilla para recoger sobrantes, y volver a bañar....

Como ya dije antes... el resultado es buenísimo. Tanto, que me corté una porción antes de sacar foto del bizcocho completo! Qué ganas le tenía!! Tengo mono de Cositas Ricas... y claro, con esta exquisitez en mi cocina... Pues una se olvida hasta de las fotos...





Ahí se ven bien las semillas.... 



Le falta el mordisco que le di nada más partirlo... qué desastre!


 Hasta aquí sólo yo había probado la esponja... pero sin darme cuenta, el agujero se va haciendo más grande...


Mojadito de sirope


Esto es lo que ha llegado a la cena!
Por lo rápido que se ha comido, puedo decir que ha gustado.

Hace tiempo que no hago nada, y han cogido con gusto el bizcocho casero. Muy rico. Gracias Sharon.



Cuando he retirado el bizcocho para guardarlo para mañana me he encontrado con esto:

Vaya rico! Son las migas que han ido cayendo de la que se corta el bizcocho y se han empapado del sirope del plato.... vaya vaya vaya.... Qué rico. Me lo he comido todo. Sin decir ni mu a nadie. Que me lo quitan. Para el próximo haré más sirope. Lo empaparé más. 

A la rica semilla de amapola!!!

Espero poder aprovechar más ratines de siestas y hacer más Cositas Ricas...



lunes, 1 de julio de 2013

Rollos de Canela. Cinnamon rolls


Viva USA y su repostería sabrosona!!!!

Bueno, vale, no son sólo de USA, son también unos dulces muy típicos de el Norte de Europa. Pero yo les conocí cuando estudié en los estates... y para mi son americanos. Esas tardes enteras dando vueltas por los malls, pillando algo de comida diferente en los "food courts": un día una pita griega, otro una pizza o mejor unos tacos mexicanos... cada día un país, un continente... simpre distinto... tan distinto a lo que teníamos en España... pero el dulce solía ser siempre bien un cinnamon roll, bien un helado Baskin-Robbins. Sin duda, mis dos grandes favoritos de los "food courts". 

Vaya época aquella!!!

Para quienes no conozcan estos rollos de canela (cinnamon rolls), son unos panes dulces, de azúcar y canela, cubiertos de un glaseado. Simples. Pero muy ricos. Esponjosos, sabrosos, dulces... exquisitos!!! Eso si, imprescindible que te guste la canela. Porque sabe. Mucho. Me encanta.

Bueno, menos rollos.... Voy con la receta.

Ingredientes:

1/2 taza leche muy caliente (en el micro)
1/8 taza agua caliente (del grifo)
1/2 cucharadita extracto vainilla
1/4 taza mantequilla temperatura ambiente
1 huevo, temperatura ambiente
1/4 cucharadita sal
1/4 taza de azúcar blanca
2,5 tazas de harina de pan
1 nuez levadura fresca (en mi caso, fresca congelada, descongelada)



Puse todos los ingredientes en el "mixer", y en unos segundos, lo tenía listo. La bola en la que se habían convertido los ingredientes la saqué del bol, y la trabajé durante 3 minutos con las manos. Lo dejé reposar un rato, de nuevo en el bol, tapada con film, hasta que duplicara su volumen. Media hora más o menos. Con estos días de calor, va rápido. 
Cuando la masa ya había duplicado su volumen, pillé el rodillo y la estiré (sin trabajarla) sobre una superficie limpia. Sin necesidad de harina en mi caso. Fue muy fácil. 

Ya estirada se pinta con mantequilla derretida (o blanda) y volcamos sobre ella el relleno de canela, que no es más que media taza de azúcar morena mezclada con 2 cucharadas de canela molida. Nos quedará una cosa tal que así:




Una vez tengamos el relleno bien esparcido, empezamos a enrollar el tema:



 Poco a poco, sin apretar demasiado...




Y ahora lo cortamos. Yo hice los cortes de la medida de tres dedos. La próxima vez los haré de solo 2. Con un cuchillo muy afilado, un corte rápido. Limpio.




Elegimos una fuente de horno amplia y la embadurnamos de mantequilla. Se colocan los rollitos. Hay que dejar espacio entre ellos, porque hay que dejarles levar ... y necesitan espacio.


Mucho espacio entre ellos



Quedan bonitos, verdad?? así, incluso en crudo. A mi me salieron 9 rollitos, así que los metí sin problemas en una fuente de loza blanca... con suficiente espacio para crecer...

Los tapamos con film, y a esperar. Nuevamente, la espera fue corta, porque hacía calor. En una media hora me encontré con esto:



Un rato después...

Apenas queda espacio entre ellos




Engordan tanto que dejan toda la fuente llena. Perfecto. En una hora estaban. Podría haberles dejado un poco más... pero ya teníamos ganas!!!

Así que se calienta el horno a 180º y cuando está caliente se mete. Yo, en mi caso, metí la fuente en la segunda altura por abajo. Correcto. Y lo hice con calor arriba, abajo y aire. Error. A los 10 minutos tuve que apagar el aire y taparlos con papel albal, porque se me iban a quemar. Hay que hacerlos SIN aire. Anotado para la próxima. 

En 18 minutos (tiempo total) los saqué. Y mientras aún estaban calientes, con un pincel de silicona los pinté con cream cheese frosting (cobertura de queso) de la que hago para mis red velvet, que me había sobrado de la fiesta de cumpleaños de mi pequeñita... 
Perfectos. Con el calor de los rollitos la cobertura se deshacía... Ay... qué ricos estaban! y qué poco duraron!!!!










Se me ha olvidado comentar el olor con el que se impregna toooda la casa según se van horneando los rollitos... la canela, el azúcar moreno... Delicioso. De verdad. 


Pues ya están. Ahora a comer. 
Porque mis niños no aguantan más!!! No saben lo que son, pero quieren probarlos ya.
Tanto olor, tanto pintar... no me mordieron de milagro! Y la verdad, están más ricos calentitos, recién hechos, que fríos... así que tuvimos que catarlos... ay, qué penita... jajajaa


Este fue el "elegido":




Se mire por donde se mire... ay qué pintaza!



Y cómo comer esto????
Hombre, el cuchillo y el tenedor queda muy fino... pero como están ricos de verdad, y así se lo he enseñado a mis peques, es comiendo con las manos, "desenrollando el rollo". Poco a poco... capa a capa. 

    








Suave textura, con un punto de elasticidad muy agradable, muy sabroso y no excesivamente dulce. El glaseado le va muy bien, porque el pan no es muy dulce. Casi mejor. Así no empalaga tanto. Y se come más. Igual no es mejor. Jajajaja





Los que sobraron, los guardé en la nevera. Tapados. A la mañana siguiente un toque de micro y estaban estupendos!!! Aguantan muy muy bien. 

Para poderlos disfrutar recién hechos en el desayuno, o bien uno se levanta a las 5 de la mañana o hace lo siguiente: 

La noche anterior (o la tarde anterior) lo prepara todo, hasta el momento de colocar los rollitos en la fuente, taparlos y dejarlos levar. En este punto, en vez de dejarlos en un lugar cálido para que leven, se tapan PERO se meten en la nevera. De esta forma, el frío corta el levado. A la mañana siguiente SOLO habría que sacarlos de la nevera, y dejarles levar... esto lleva una hora, hora y media, por lo que si de la que uno se levanta para tapar al niño o a beber agua saca los rollitos de la nevera... cuando todo el mundo se levante de la cama nada más que habría que calentar el horno.... y Yummi!!! Quien no tenga buen día desayunando esto... no es humano.

Viva USA y su repostería sabrosona!!!!

;)


Probadlos, probadlos!!!! son adictivos.

Ya me los están pidiendo de nuevo en casa... VICIOSOS!!!