lunes, 29 de abril de 2013

Roastbeef

Una ración completa

No hay palabras para describir este plato.... 
Con decir que es exquisito, jugoso, sabroso... me quedo corta. Es la cosa más rica que hay en el mundo!!!

Nos encanta.

Es nuestro plato favorito... El de todos. Una receta de toda la vida en mi casa.


Se trata de un solomillo hecho al horno, sin nada más que aceite y unos pocos ajos.


Lo acompañamos de puré de patatas (Maggi, para qué engañarnos), puré de manzana, cebolletas y zanahorias caramelizadas. Y mira que a mi no me gustan las cebollas... pero es que estas son una golosina!!!!
Y tampoco me gusta el ajo, y estos los machaco encima de la carne y me encantan...


Está también la versión "económica" del plato, en la que se sustituye el solomillo por un redondo pequeño (sobre todo estrecho). Si el redondo es bueno, el resultado es estupendo.

Las cosas como son, no lo comemos todos los días... pero si cuando hay algo que festejar o celebrar: algún cumple, un trabajo, Año Nuevo... 3 ocasiones al año las sacamos siempre! Pero hay que sacar más....

El truco de este plato, como en todo, está en cogerle el punto al horno... no es más. Que no quede ni muy crudo ni muy pasado.

Como puede hacerse con antelación, s estupendo para una cena de amigos o familiares en casa. No hay que hacer nada más que calentar salsas a última hora. Quien dice cena dice comida...


Vamos con la receta:

Roastbeef:
Solomillo
Cabeza de ajos pelados
Limón
Sal
Aceite

Cebolletas y/o zanahorias
Cebolletas o chalotas 
Zanahorias
Mantequilla
Caldo (o agua con pastilla)
Azúcar

Calentamos el horno, a temperatura fuerte, muy fuerte, los más fuerte que podamos, unos 270º, arriba y abajo. 
Mientras se calienta el horno, ponemos abundante aceite en una cazuela a calentar. Fuerte. Muy fuerte. 
Cuando el horno esté listo (y el aceite muy caliente) colocamos el solomillo (ya salado) en una fuente de horno lo suficiente grande (menguará bastante), y atención, con cuidado echamos los ajos en el cazo del aceite que estará muy muy caliente así que cuidado, y todo ello lo echamos sobre el solomillo (el que tenemos esperando en la fuente). Y metemos la fuente al horno. Los tiempos dependen del tamaño del solomillo, y de cómo de roja queremos la carne, pero viene a ser 15 minutos por kilo, kilo y cuarto de carne. Pasado ese tiempo, sacamos la fuente, y con mucho cuidado le damos la vuelta al solomillo y exprimimos un limón sobre él. Y otros 15 minutos al horno.
Fuera.
El solomillo está.

Fácil, no???

Ponemos la carne en una tabla de cortar y la salsa de la fuente junto con los ajos, en una salsera. 







A tener en cuenta:

El solomillo guarda el calor en su interior incluso ya fuera del horno... se sigue cociendo. Hay que tener esto en cuenta para que no se pase mucho la carne. 
Puede hacerse la carne con antelación (por la mañana) en cuyo caso habrá que tener esto en cuenta, y quitar unos minutos de horno, para que se termine de hacer fuera, esperando a ser cortada y comida. En este caso, la carne se servirá del tiempo, pero acompañada de salsas calientes. Su salsa de ajos se calienta, y las guarniciones se presentan también calientes. 

Si en la misma mesa hay gente que prefiere la carne más roja y otros más pasada, está fácil: las esquinas siempre están más hechas. Además, vertiendo salsa bien caliente sobre la carne partida, ésta se hace más... A mi no me gusta la carne muy roja, y no tengo problemas con este solomillo. :)


El solomillo partido, la salsa, la manzana, las cebolletas, las zanahorias...

Se me está haciendo la boca agua!!! MMmmmmmmm

Bueno, ya tenemos el solomillo, que como he dicho, puede hacerse justo a la hora de comer, o con antelación...

Y lo que si se puede hacer con antelación, incluso el día antes, son las guarniciones. En este caso solo habría que calentarlas a la hora de comer:

Para el puré de manzana, no tenemos más que pelar y partir manzanas golden, ponerlas en un cazo con un poco de agua y un poco de azúcar... y que se cuezan lentamente... Cuando la manzana se deshaga, la trituramos. Al tuper y a la nevera.


Es hora de hacer la otra delicia de la mesa: las cebolletas. 


Cebolletas exquisitisimas


Zanahorias

Una vez bien peladas, las ponemos en un cazo con bien de mantequilla, y las rehogamos.  Cuando lo estén, las cubrimos con caldo (si no se tiene, agua y pastilla), fuego medio y las tapamos. Las dejamos cocer un buen rato. A los 15  minutos les echamos un ojo. Si al pincharlas están blanditas, ya están, si no, a seguir cociendo. En el caso de que estén y todavía quede mucho caldo, subimos el fuego y destapamos, para que se evapore. Se echa una cucharada colmada de azúcar y movemos, con cuidado para que no se deshagan. Han de tomar un bonito color tostado, caramelo. Y ya están. Exquisitas.

Las zanahorias se hacen igual, salvo que, en vez de dejarlas enteras, se cortan en cuadraditos pequeños, como se ve en la foto.

Ambas guarniciones se pueden hacer en la víspera y guardar en la nevera. 

Las cebolletas están espectaculaaaares.....


A la hora de comer la carne, lo sacamos todo de la nevera y lo calentamos en el fuego... Perfecto!

Y ya está! ahora cada uno que se ponga lo que quiera... yo en mi caso, me pongo un poco de todo... Los ajos (que no me gusta nada el ajo) los comemos aplastándolos sobre la carne. Yo con un ajo tengo para toda la carne. Los demás se ponen un ajo por pedazo de carne... Demasiado para mi! Un poco de manzana, bien de puré de patatas (este se hace sobre la marcha, que es Maggi), bien de cebolletas y de zanahorias.... y a repetir!!! Vaya cosa exquisita!!! 
Necesitamos otra excusa para volverlo a comer.... Mmmmmmm


Se aproximan dos inauguraciones... me parecen unos motivos bueniiisimos!
Que feo el plato manchado... 

Un manjar.
No falla.
Si se quiere quedar bien... esta es una apuesta segura. 

A mi nunca me ha fallado. 

Hacedlo... sin motivo... ¿crisis? pues se cambia el solomillo por un redondo.... :)

¡PERO QUÉ HAMBRE ME HA ENTRADO!


Más notas que me van viniendo:

No se comió el jamón que sale en la foto de la mesa general... cuando hay roasbeef... no perdemos el tiempo con jamones. Este plato no necesita de nada más.

Es mejor ir cortando a medida que se come... bueno, calculad. Si no se va a comer todo, es mejor no partirlo. Se seca menos sin partir. Lo que sobre, al día siguiente, al micro, está buenísimo!


No me importaría si me invitais a probar vuestros Roasteefs... y así os doy mi opinión! 







2 comentarios:

  1. Gabi tiene una pinta fantástica espero ponerme con ello ya tenía ganas!
    Tengo una duda, dices que se hace 15 min por kilo pero luego en la explicación dices que a los quince min se da la vuelta se echa limón y quince mas???? Es correcto?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay.... si, si... lo expresé mal. Por cada kilo, kilo y cuarto, son 15 minutos por dada lado...
      Así que como dices, a los 15 min, media vuelta, limón y otros 15. Jejejeeee

      Eliminar