viernes, 12 de abril de 2013

Lemon-Scented Pull-Apart Coffee Cake



O lo que es lo mismo:

Bizcocho para el café que se parte solo, perfumado al limón.

Ala! Ahí queda eso!!!

Jajajajaaa

Es más complicado el nombre que el bizcocho en si. Bueno, no es un bizcocho bizcocho... es más bien pan. Y tampoco es que sea de lo más simple que he hecho...

Este Lemon-Scented Pull-Apart Coffee Cake es un delicioso pan-bizcocho, que no necesita cuchillo, puesto que se parten solas las láminas, muy jugoso, con un increíble aroma a limón.

Está muy muy bueno. Tanto que, recién hecho no sabía con quien compartirlo, porque me daba pena que no nos lo comiéramos todo y tener que tirar algo... 

Jajajajaaaaaaa. Qué cosas digo a veces.... 

¡No llegaron al día siguiente más que dos láminas!... y porque nos obligamos a dejarlas. 

Vaya éxito.

Increíble. Mmmmmmmmm

Gustó a grandes y a pequeños.
Original y rico. Bueno, original para mi, que no lo conocía...

Estoy encantada con este descubrimiento. :)

Lo malo, mira que me gusta sacar cosas malas, es que al ser un pan, hay que dejarlo levar dos veces... lo que implica hacerlo con muuucho tiempo. No es como un bizcocho que se  improvisa en un momento, se mezclan los ingredientes, en un orden o en otro, pero se mezclan sin más, al horno y listo. Aquí hay que hacer la mezcla, dejarlo reposar un par de horas, quitar aires y dejar de nuevo otra hora o dos horas.... y luego hornear... vamos, que lleva un rato...

Yo empecé a las 11 de la mañana y lo horneé a las 4. Podría haberlo horneado algo antes, pero vamos... sus 3 horas de reposo no se las quita nadie!!! Y eso que para que no tardara mucho en levar porque hace un frío que pela hice un truquito... jejejee 

Las láminas se desprenden fácilmente

Lo importante es que nos gustó a todos. Y como prueba de ello, que quedó na de na de na. Y eso es lo importante.

La receta la saqué de Aquí, la web de 17andbaking.com... acabo de conocer esta web y ya me encanta. Y una receta que hago, un éxito logrado. Tengo que mirar más recetas de esta chica....

Por motivos de ingredientes y de no leer bien la receta, yo he hecho un par de cambios sobre la receta original, quedando la mía así:



Masa Dulce
Unos 2 3/4 tazas harina normal
1/4 taza azúcar blanca
Unos 10 gr levadura fresca. La receta original lleva levadura instantánea.
1/2 cucharadita sal
1/3 taza leche entera
57 gr mantequilla
1/4 taza agua
1 1/2 cucharadita esencia de vainilla
2 huevos talla L. Mejor a temperatura ambiente.


Relleno de azúcar y limón
1/2 taza azúcar
3 cucharadas de ralladura de limón muy fina (unos 3 limones)
1 cucharada de ralladura de naranja muy fina
57 gr mantequilla derretida

Cobertura de queso
85 gr queso Philadelphia
1/3 taza azúcar glass
1 cucharada leche entera
1 cucharada zumo limón


Hagamos la masa Dulce

Mezclar 2 tazas de harina, el azúcar y la sal con una espátula. Hacedlo en un bol en el que luego se puedan usar varillas electricas para mezclar toda la masa.

Mientras, calentar la leche junto con la mantequilla (al fuego o al micro, yo lo hice en el micro) hasta que se derrita la mantequilla. Se rertira del fuego. En este momento yo añadí la levadura y lo removí para que se disolviera. Se incorpora el agua y se deja que se temple un poco. Un minutin. Añadimos la vainilla.

Echamos la mezcla de la leche sobre la de la harina y, usando una espátula de silicona, mezclamos hasta que los ingredientes secos estén bien mojados.  Ahora es cuando usamos la batidora/amasadora (quien la tenga, y quien no la tenga, a mano) y lo encendemos al mínimo. Le damos 40-50 segundos, lo necesario para que se mezcle todo bien. Se añaden un par de cucharadas de harina y se sigue mezclando, ahora a media potencia, hasta que la masa quede suave, aunque un pelín pegajosa. Unos segundos nada más.
En este punto mi masa era algo más que un pelín pegajosa. Era imposible hacer nada con ella. Pero yo sigo al pie de la letra la receta original... Bueno, excepto por lo de la levadura, que no sabía si funcionaría o no hasta el final.... porque la saqué 1 minuto antes del congelador... y bueno... la que lié para que se descongelara!!!!


Sigamos con la receta:


Limpiamos una superficie amplia donde vayamos a trabajar la masa y la enharinamos. Ahora toca sacar la masa con las manos y trabajarla durante un minuto, para que no quede taaan pegajosa. Bueno. Me fué imposible trabajarla. Era muy muy muy muy pegajosa. Así que fui añadiendo harina hasta que solo era un poco pegajosa... Añadia la levadura de cucharada en cucharada... no quería pasarme. Y en total eché 6 cucharadas extras. Es que era imposible trabajar eso.
Se mete la masa en un bol amplio, se tapa con papel film y se deja hasta que doble su volumen.

Aquí es donde puse en práctica el truco (truco de esta misma web de donde saqué la receta): calentar un vaso con agua en el micro 4 minutos y seguidamente meter el cuenco con la masa ahí. El calorcito y la humedad del micro ayudará a que la masa leve bien y no tarde tanto. En hora y media lo tenía listo.
Una forma de saber si está bien, es presionar un poco con el dedo, y si la marca se queda, es que está bien subida.


Aprovechamos este rato largo de espera y preparamos el relleno.

Rallar los limones y la naranja lleva un rato... más de lo que imaginé. Por lo menos con mi rallador. Mezclamos con el azúcar. Mmmm ya empiezan los olores... 

Engrasamos un molde rectangular, de los de hacer bizcocho. En mi caso, el molde mide 30 x 10 cm 

Preparamos la zona de trabajo con harina. Desinflamos la masa con nuestras manos y la amasamos y estiramos hasta conseguir un rectángulo de 50 x 30. Recomiendan usar una regla, y yo también, porque necesitaremos que la masa tenga unas medidas especificas para meterla en el molde.... si no, no nos entrará. 
Con un pincel y con la mantequilla derretida, pintamos toda la masa. Bien, sin miedo. Usar toda la mantequilla.

Con un corta pizzas (o con un cuchillo, que es lo que hice yo) cortar 5 tiras de 10 x 30. Echar un poco de la mezcla del azúcar (un quinto, vamos) sobre la primera tira. Poner sobre ella otra tira, y volver a echar de la mezcla del azúcar. Y así hasta terminar con la 5ª y última tira y con lo que quede del azúcar. Conviene hacer un poco de presión cuando se ponga el azúcar, para que se pegue bien y no se caiga.

Y a cortar de nuevo. Esta vez, en 6 rectángulos, de unos 10 x 5 cm. 
Con cuidado, los colocamos en el molde engrasado, con los bordes cortados arriba. Sobrará espacio, lo cual es bueno, porque ahora hay que taparlo y dejarlo subir de nuevo. Ya dije que llevaba tiempo.... como el pan.



Pues ala, a esperar que doble su tamaño... una hora no se la quita nadie. Nosotros nos fuimos a comer fuera, y a la vuelta, lo primero que hice fue ir al micro a ver si la cosa había funcionado... y esto  es lo que me encontré en el micro:



Moooooola!!! He de reconocer que no tenía ninguna esperanza, ninguna fe en que subiera la cosa... porque el caso es que ese día estaba gafada.  Y además iba pillada de tiempo y no me paré a leer las cosas bien... mezclé la mantequilla derretida con el azúcar y las ralladuras, quedando una mezcla difícil de trabajar. Y claro... Qué cabreo me pillé! así que derretí más mantequilla, la esparcí sobre la masa estirada, y luego hice lo que pude con la mezcla de azúcar y la puse por encima... demasiada mantequilla?? no se... por eso no tenía claro que fuera a subir bien... pero subió, subió!!!!

:)

Bueno, hora de encender el horno. Bandeja al medio, y horno a 175º. Sin aire. Que el aire reseca el pan. Y esto es un pan... o parecido... 
Una vez caliente, metemos el molde y lo dejamos 30 minutos. Cuidado que no se queme. Si vemos que va cogiendo demasiado color, lo tapamos con papel aluminio. Cuando el palito salga limpio, pasamos el molde a una rejilla y lo dejamos ahí enfriando unos 10-15 minutos. Cómo huele la casa!!!!!!








En este rato hacemos la cobertura de queso: Batimos bien el queso crema y el azúcar glass con una cuchara de madera, hasta que esté bien blandito. Entonces añadimos la leche y el limón. Y a mezclar hasta que esté todo bien unido. 


Desmoldamos el pan-bizcocho sobre una rejilla y con una brocha lo pintamos "de blanco" vamos, con la cobertura que acabamos de hacer. Y lo hacemos mientras aún esté caliente. Mancha un poco, así que mejor poner un papel debajo...

Se cae, se cae...

Wow... vaya mezcla...

Yummmi


Pues el resultado de toooodo este rollo, ya lo veis... es un pan-bizcocho con intenso sabor a limón muy esponjoso. Muy muy rico. Es tan esponjoso, que como que no llena, se come casi sin querer... sin cuchillos. Se separan las láminas muy fácilmente con la mano... Perfecto para una merienda. La verdad, el nombre de este dulce es muy acertado: Lemon-Scented Pull-Apart Coffee Cake.

Es distinto a cualquier cosa que haya comido antes. Estefania dice que le recuerda al roscón de Reyes... tal vez, la textura es un poco parecida, y además el toque de naranja y limón...

No me quedan muchas más palabras para describir este riquísimo descubriemiento. Así que os dejo con las fotos... no me digáis que no tiene una pinta estupenda???








Nos obligamos a no comerlo todo. Porque hay que saber controlarse. Así que dejamos dos láminas para la mañana siguiente... Qué tonteria, no? jajajaaaaa

Si alguien se anima, que me cuente qué tal, please!!!!!





2 comentarios:

  1. De limón, mmm... Cualquier día me ánimo, miro las recetas y... ná, casi que mejor te la encargo que va a ser más fácil, menos desesperante y más barato, porque la mía seguro que acaba en la basura...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sabia que me leias! qué ilusión!!!
      Anímate, verás que desayuno/merienda/cena o lo que sea más rico!!!!
      Pero vamos, si quieres, no tienes más que pedir.... Pero recuerda lo que digo en la receta... lleva varias horas...

      Eliminar