lunes, 29 de abril de 2013

Roastbeef

Una ración completa

No hay palabras para describir este plato.... 
Con decir que es exquisito, jugoso, sabroso... me quedo corta. Es la cosa más rica que hay en el mundo!!!

Nos encanta.

Es nuestro plato favorito... El de todos. Una receta de toda la vida en mi casa.


Se trata de un solomillo hecho al horno, sin nada más que aceite y unos pocos ajos.


Lo acompañamos de puré de patatas (Maggi, para qué engañarnos), puré de manzana, cebolletas y zanahorias caramelizadas. Y mira que a mi no me gustan las cebollas... pero es que estas son una golosina!!!!
Y tampoco me gusta el ajo, y estos los machaco encima de la carne y me encantan...


Está también la versión "económica" del plato, en la que se sustituye el solomillo por un redondo pequeño (sobre todo estrecho). Si el redondo es bueno, el resultado es estupendo.

Las cosas como son, no lo comemos todos los días... pero si cuando hay algo que festejar o celebrar: algún cumple, un trabajo, Año Nuevo... 3 ocasiones al año las sacamos siempre! Pero hay que sacar más....

El truco de este plato, como en todo, está en cogerle el punto al horno... no es más. Que no quede ni muy crudo ni muy pasado.

Como puede hacerse con antelación, s estupendo para una cena de amigos o familiares en casa. No hay que hacer nada más que calentar salsas a última hora. Quien dice cena dice comida...


Vamos con la receta:

Roastbeef:
Solomillo
Cabeza de ajos pelados
Limón
Sal
Aceite

Cebolletas y/o zanahorias
Cebolletas o chalotas 
Zanahorias
Mantequilla
Caldo (o agua con pastilla)
Azúcar

Calentamos el horno, a temperatura fuerte, muy fuerte, los más fuerte que podamos, unos 270º, arriba y abajo. 
Mientras se calienta el horno, ponemos abundante aceite en una cazuela a calentar. Fuerte. Muy fuerte. 
Cuando el horno esté listo (y el aceite muy caliente) colocamos el solomillo (ya salado) en una fuente de horno lo suficiente grande (menguará bastante), y atención, con cuidado echamos los ajos en el cazo del aceite que estará muy muy caliente así que cuidado, y todo ello lo echamos sobre el solomillo (el que tenemos esperando en la fuente). Y metemos la fuente al horno. Los tiempos dependen del tamaño del solomillo, y de cómo de roja queremos la carne, pero viene a ser 15 minutos por kilo, kilo y cuarto de carne. Pasado ese tiempo, sacamos la fuente, y con mucho cuidado le damos la vuelta al solomillo y exprimimos un limón sobre él. Y otros 15 minutos al horno.
Fuera.
El solomillo está.

Fácil, no???

Ponemos la carne en una tabla de cortar y la salsa de la fuente junto con los ajos, en una salsera. 







A tener en cuenta:

El solomillo guarda el calor en su interior incluso ya fuera del horno... se sigue cociendo. Hay que tener esto en cuenta para que no se pase mucho la carne. 
Puede hacerse la carne con antelación (por la mañana) en cuyo caso habrá que tener esto en cuenta, y quitar unos minutos de horno, para que se termine de hacer fuera, esperando a ser cortada y comida. En este caso, la carne se servirá del tiempo, pero acompañada de salsas calientes. Su salsa de ajos se calienta, y las guarniciones se presentan también calientes. 

Si en la misma mesa hay gente que prefiere la carne más roja y otros más pasada, está fácil: las esquinas siempre están más hechas. Además, vertiendo salsa bien caliente sobre la carne partida, ésta se hace más... A mi no me gusta la carne muy roja, y no tengo problemas con este solomillo. :)


El solomillo partido, la salsa, la manzana, las cebolletas, las zanahorias...

Se me está haciendo la boca agua!!! MMmmmmmmm

Bueno, ya tenemos el solomillo, que como he dicho, puede hacerse justo a la hora de comer, o con antelación...

Y lo que si se puede hacer con antelación, incluso el día antes, son las guarniciones. En este caso solo habría que calentarlas a la hora de comer:

Para el puré de manzana, no tenemos más que pelar y partir manzanas golden, ponerlas en un cazo con un poco de agua y un poco de azúcar... y que se cuezan lentamente... Cuando la manzana se deshaga, la trituramos. Al tuper y a la nevera.


Es hora de hacer la otra delicia de la mesa: las cebolletas. 


Cebolletas exquisitisimas


Zanahorias

Una vez bien peladas, las ponemos en un cazo con bien de mantequilla, y las rehogamos.  Cuando lo estén, las cubrimos con caldo (si no se tiene, agua y pastilla), fuego medio y las tapamos. Las dejamos cocer un buen rato. A los 15  minutos les echamos un ojo. Si al pincharlas están blanditas, ya están, si no, a seguir cociendo. En el caso de que estén y todavía quede mucho caldo, subimos el fuego y destapamos, para que se evapore. Se echa una cucharada colmada de azúcar y movemos, con cuidado para que no se deshagan. Han de tomar un bonito color tostado, caramelo. Y ya están. Exquisitas.

Las zanahorias se hacen igual, salvo que, en vez de dejarlas enteras, se cortan en cuadraditos pequeños, como se ve en la foto.

Ambas guarniciones se pueden hacer en la víspera y guardar en la nevera. 

Las cebolletas están espectaculaaaares.....


A la hora de comer la carne, lo sacamos todo de la nevera y lo calentamos en el fuego... Perfecto!

Y ya está! ahora cada uno que se ponga lo que quiera... yo en mi caso, me pongo un poco de todo... Los ajos (que no me gusta nada el ajo) los comemos aplastándolos sobre la carne. Yo con un ajo tengo para toda la carne. Los demás se ponen un ajo por pedazo de carne... Demasiado para mi! Un poco de manzana, bien de puré de patatas (este se hace sobre la marcha, que es Maggi), bien de cebolletas y de zanahorias.... y a repetir!!! Vaya cosa exquisita!!! 
Necesitamos otra excusa para volverlo a comer.... Mmmmmmm


Se aproximan dos inauguraciones... me parecen unos motivos bueniiisimos!
Que feo el plato manchado... 

Un manjar.
No falla.
Si se quiere quedar bien... esta es una apuesta segura. 

A mi nunca me ha fallado. 

Hacedlo... sin motivo... ¿crisis? pues se cambia el solomillo por un redondo.... :)

¡PERO QUÉ HAMBRE ME HA ENTRADO!


Más notas que me van viniendo:

No se comió el jamón que sale en la foto de la mesa general... cuando hay roasbeef... no perdemos el tiempo con jamones. Este plato no necesita de nada más.

Es mejor ir cortando a medida que se come... bueno, calculad. Si no se va a comer todo, es mejor no partirlo. Se seca menos sin partir. Lo que sobre, al día siguiente, al micro, está buenísimo!


No me importaría si me invitais a probar vuestros Roasteefs... y así os doy mi opinión! 







martes, 16 de abril de 2013

Huevos Estefania




Estos días cálidos, como que apetece comer ensaladas, ensaladillas... y dejar el cocido para cuando vuelva a llover...

Así que hoy le hemos dado al huevo!

Y hemos cocinado los "huevos Estefania". Vamos, huevos cocidos rellenos. 

De toda la vida a mi me los daban rellenos de la yema mezclada con bonito y tomate y vaya... no estaban mal... pero los "huevos Estefania" están mucho más ricos. De estos como más de uno.

En realidad deberían llamarse "huevos Conchi", porque son los huevos que pone mi suegra, pero como a Estefania le han gustado tanto, ella me ayuda siempre a prepararlos en casa y además le ha indicado a la otra abuela cómo ha de cocinarlos. Porque los de tomate tampoco la convencían... Así que se han quedado con el nombre suyo...  qué morro!!!!

La cosa está fácil:

Cocer huevos (unos 2 por cabeza en nuestro caso)
Cuando hayan enfriado, se pelan y se parten en dos horizontalmente. Se retira la yema y se aparta una media yema para decorar. El resto se mezcla con el bonito y mayonesa. A ojo. Y a rellenar huevos!!!! 


Hay que acabar todo el relleno, así que hay que echar una buena cantidad en cada uno... 
Finalmente, los decoramos: cucharadita de mayonesa, un poco de yema desmigada y chorrito de ketchup. 

Excepto el cocer y partir los huevos por la mitad... TODO lo pueden hacer los niños. 
Ellos encantados porque cocinan, tu encantada porque recoges de la que ellos cocinan y ellos nuevamente encantados porque se comen lo que han cocinado...




Bueno, bonito, barato....


viernes, 12 de abril de 2013

Lemon-Scented Pull-Apart Coffee Cake



O lo que es lo mismo:

Bizcocho para el café que se parte solo, perfumado al limón.

Ala! Ahí queda eso!!!

Jajajajaaa

Es más complicado el nombre que el bizcocho en si. Bueno, no es un bizcocho bizcocho... es más bien pan. Y tampoco es que sea de lo más simple que he hecho...

Este Lemon-Scented Pull-Apart Coffee Cake es un delicioso pan-bizcocho, que no necesita cuchillo, puesto que se parten solas las láminas, muy jugoso, con un increíble aroma a limón.

Está muy muy bueno. Tanto que, recién hecho no sabía con quien compartirlo, porque me daba pena que no nos lo comiéramos todo y tener que tirar algo... 

Jajajajaaaaaaa. Qué cosas digo a veces.... 

¡No llegaron al día siguiente más que dos láminas!... y porque nos obligamos a dejarlas. 

Vaya éxito.

Increíble. Mmmmmmmmm

Gustó a grandes y a pequeños.
Original y rico. Bueno, original para mi, que no lo conocía...

Estoy encantada con este descubrimiento. :)

Lo malo, mira que me gusta sacar cosas malas, es que al ser un pan, hay que dejarlo levar dos veces... lo que implica hacerlo con muuucho tiempo. No es como un bizcocho que se  improvisa en un momento, se mezclan los ingredientes, en un orden o en otro, pero se mezclan sin más, al horno y listo. Aquí hay que hacer la mezcla, dejarlo reposar un par de horas, quitar aires y dejar de nuevo otra hora o dos horas.... y luego hornear... vamos, que lleva un rato...

Yo empecé a las 11 de la mañana y lo horneé a las 4. Podría haberlo horneado algo antes, pero vamos... sus 3 horas de reposo no se las quita nadie!!! Y eso que para que no tardara mucho en levar porque hace un frío que pela hice un truquito... jejejee 

Las láminas se desprenden fácilmente

Lo importante es que nos gustó a todos. Y como prueba de ello, que quedó na de na de na. Y eso es lo importante.

La receta la saqué de Aquí, la web de 17andbaking.com... acabo de conocer esta web y ya me encanta. Y una receta que hago, un éxito logrado. Tengo que mirar más recetas de esta chica....

Por motivos de ingredientes y de no leer bien la receta, yo he hecho un par de cambios sobre la receta original, quedando la mía así:



Masa Dulce
Unos 2 3/4 tazas harina normal
1/4 taza azúcar blanca
Unos 10 gr levadura fresca. La receta original lleva levadura instantánea.
1/2 cucharadita sal
1/3 taza leche entera
57 gr mantequilla
1/4 taza agua
1 1/2 cucharadita esencia de vainilla
2 huevos talla L. Mejor a temperatura ambiente.


Relleno de azúcar y limón
1/2 taza azúcar
3 cucharadas de ralladura de limón muy fina (unos 3 limones)
1 cucharada de ralladura de naranja muy fina
57 gr mantequilla derretida

Cobertura de queso
85 gr queso Philadelphia
1/3 taza azúcar glass
1 cucharada leche entera
1 cucharada zumo limón


Hagamos la masa Dulce

Mezclar 2 tazas de harina, el azúcar y la sal con una espátula. Hacedlo en un bol en el que luego se puedan usar varillas electricas para mezclar toda la masa.

Mientras, calentar la leche junto con la mantequilla (al fuego o al micro, yo lo hice en el micro) hasta que se derrita la mantequilla. Se rertira del fuego. En este momento yo añadí la levadura y lo removí para que se disolviera. Se incorpora el agua y se deja que se temple un poco. Un minutin. Añadimos la vainilla.

Echamos la mezcla de la leche sobre la de la harina y, usando una espátula de silicona, mezclamos hasta que los ingredientes secos estén bien mojados.  Ahora es cuando usamos la batidora/amasadora (quien la tenga, y quien no la tenga, a mano) y lo encendemos al mínimo. Le damos 40-50 segundos, lo necesario para que se mezcle todo bien. Se añaden un par de cucharadas de harina y se sigue mezclando, ahora a media potencia, hasta que la masa quede suave, aunque un pelín pegajosa. Unos segundos nada más.
En este punto mi masa era algo más que un pelín pegajosa. Era imposible hacer nada con ella. Pero yo sigo al pie de la letra la receta original... Bueno, excepto por lo de la levadura, que no sabía si funcionaría o no hasta el final.... porque la saqué 1 minuto antes del congelador... y bueno... la que lié para que se descongelara!!!!


Sigamos con la receta:


Limpiamos una superficie amplia donde vayamos a trabajar la masa y la enharinamos. Ahora toca sacar la masa con las manos y trabajarla durante un minuto, para que no quede taaan pegajosa. Bueno. Me fué imposible trabajarla. Era muy muy muy muy pegajosa. Así que fui añadiendo harina hasta que solo era un poco pegajosa... Añadia la levadura de cucharada en cucharada... no quería pasarme. Y en total eché 6 cucharadas extras. Es que era imposible trabajar eso.
Se mete la masa en un bol amplio, se tapa con papel film y se deja hasta que doble su volumen.

Aquí es donde puse en práctica el truco (truco de esta misma web de donde saqué la receta): calentar un vaso con agua en el micro 4 minutos y seguidamente meter el cuenco con la masa ahí. El calorcito y la humedad del micro ayudará a que la masa leve bien y no tarde tanto. En hora y media lo tenía listo.
Una forma de saber si está bien, es presionar un poco con el dedo, y si la marca se queda, es que está bien subida.


Aprovechamos este rato largo de espera y preparamos el relleno.

Rallar los limones y la naranja lleva un rato... más de lo que imaginé. Por lo menos con mi rallador. Mezclamos con el azúcar. Mmmm ya empiezan los olores... 

Engrasamos un molde rectangular, de los de hacer bizcocho. En mi caso, el molde mide 30 x 10 cm 

Preparamos la zona de trabajo con harina. Desinflamos la masa con nuestras manos y la amasamos y estiramos hasta conseguir un rectángulo de 50 x 30. Recomiendan usar una regla, y yo también, porque necesitaremos que la masa tenga unas medidas especificas para meterla en el molde.... si no, no nos entrará. 
Con un pincel y con la mantequilla derretida, pintamos toda la masa. Bien, sin miedo. Usar toda la mantequilla.

Con un corta pizzas (o con un cuchillo, que es lo que hice yo) cortar 5 tiras de 10 x 30. Echar un poco de la mezcla del azúcar (un quinto, vamos) sobre la primera tira. Poner sobre ella otra tira, y volver a echar de la mezcla del azúcar. Y así hasta terminar con la 5ª y última tira y con lo que quede del azúcar. Conviene hacer un poco de presión cuando se ponga el azúcar, para que se pegue bien y no se caiga.

Y a cortar de nuevo. Esta vez, en 6 rectángulos, de unos 10 x 5 cm. 
Con cuidado, los colocamos en el molde engrasado, con los bordes cortados arriba. Sobrará espacio, lo cual es bueno, porque ahora hay que taparlo y dejarlo subir de nuevo. Ya dije que llevaba tiempo.... como el pan.



Pues ala, a esperar que doble su tamaño... una hora no se la quita nadie. Nosotros nos fuimos a comer fuera, y a la vuelta, lo primero que hice fue ir al micro a ver si la cosa había funcionado... y esto  es lo que me encontré en el micro:



Moooooola!!! He de reconocer que no tenía ninguna esperanza, ninguna fe en que subiera la cosa... porque el caso es que ese día estaba gafada.  Y además iba pillada de tiempo y no me paré a leer las cosas bien... mezclé la mantequilla derretida con el azúcar y las ralladuras, quedando una mezcla difícil de trabajar. Y claro... Qué cabreo me pillé! así que derretí más mantequilla, la esparcí sobre la masa estirada, y luego hice lo que pude con la mezcla de azúcar y la puse por encima... demasiada mantequilla?? no se... por eso no tenía claro que fuera a subir bien... pero subió, subió!!!!

:)

Bueno, hora de encender el horno. Bandeja al medio, y horno a 175º. Sin aire. Que el aire reseca el pan. Y esto es un pan... o parecido... 
Una vez caliente, metemos el molde y lo dejamos 30 minutos. Cuidado que no se queme. Si vemos que va cogiendo demasiado color, lo tapamos con papel aluminio. Cuando el palito salga limpio, pasamos el molde a una rejilla y lo dejamos ahí enfriando unos 10-15 minutos. Cómo huele la casa!!!!!!








En este rato hacemos la cobertura de queso: Batimos bien el queso crema y el azúcar glass con una cuchara de madera, hasta que esté bien blandito. Entonces añadimos la leche y el limón. Y a mezclar hasta que esté todo bien unido. 


Desmoldamos el pan-bizcocho sobre una rejilla y con una brocha lo pintamos "de blanco" vamos, con la cobertura que acabamos de hacer. Y lo hacemos mientras aún esté caliente. Mancha un poco, así que mejor poner un papel debajo...

Se cae, se cae...

Wow... vaya mezcla...

Yummmi


Pues el resultado de toooodo este rollo, ya lo veis... es un pan-bizcocho con intenso sabor a limón muy esponjoso. Muy muy rico. Es tan esponjoso, que como que no llena, se come casi sin querer... sin cuchillos. Se separan las láminas muy fácilmente con la mano... Perfecto para una merienda. La verdad, el nombre de este dulce es muy acertado: Lemon-Scented Pull-Apart Coffee Cake.

Es distinto a cualquier cosa que haya comido antes. Estefania dice que le recuerda al roscón de Reyes... tal vez, la textura es un poco parecida, y además el toque de naranja y limón...

No me quedan muchas más palabras para describir este riquísimo descubriemiento. Así que os dejo con las fotos... no me digáis que no tiene una pinta estupenda???








Nos obligamos a no comerlo todo. Porque hay que saber controlarse. Así que dejamos dos láminas para la mañana siguiente... Qué tonteria, no? jajajaaaaa

Si alguien se anima, que me cuente qué tal, please!!!!!





miércoles, 10 de abril de 2013

Pavlova de Frambuesas

Mmmmmm 

Acabo de subir un post, el de Pavlova de Chocolate, en el que hago referencia a una Pavlova con frambuesas...
Y como tengo alguna foto, he pensado que por qué no subirlas??? es que son tan bonitas... no me canso de ellas. 

La receta es la misma que hago siempre, pero en esta ocasión probamos a cambiar la fruta. 

Buenísima. Buenísima.


Veredicto: 

MATRÍCULA DE HONOR


Una pega (por sacarle una): A mis niños no les gusta. Y claro, eso implica dos cosas:
  1. no comen fruta
  2. nosotros comemos más 
Pero hay que reconocer que ese toque de la frambuesa le va muy pero que muy bien...

Esta Pavlova ¡SI QUE SE REPITE!



Se ha animado alguien ha hacer alguna? la clásica, choco, mango, moras... alguna? alguien?? hola?



Casi no me dio tiempo a sacar esta foto.... 



Porque, reconozcámoslo: se mire por donde se mire... ¡QUÉ PINTA!

Y reconozcamos otra cosa: no es un postre muy calórico: ni mantequilla, ni harina...

A qué está esperando la gente????

Pavlova de Chocolate



Nos hemos vuelto adictos a la Pavlova... no sé cuántas han caido ya en el último mes... ufff....



Aún recuerdo la que hice para merendar la semana pasada... éramos 3, y duró...

¡¡¡9 minutos!!! En esta ocasión la que probamos fue la de frambuesas, y no hace falta decir que está también buenísima!!! Ese toque ácido de las frambuesas le va muy muy bien... bueno, 9 minutos... no hay más que decir... uffff igual no debería contarlo... ¡es vergonzoso! 
jajajjaaa pero es que: ¡¡¡qué ricas están!!! o qué ricas me salen.... jejejeee



Y como me gustan tanto, las hago y las como mucho... pero claro, también me gusta cambiar... así que en esta ocasión he añadido un ingrediente. El cambio ha sido pequeño, pero radical: Paulova de Chocolate y Fresas. Es otra cosa.





El chocolate sólo va en el merengue. La nata y las fresas... como la Paulova de siempre.

Así que pillé la receta ya publicada aqui, y al merengue, una vez montado, le añadí un par de cucharadas de cacao (Valor) y 40gr de chocolate de hacer picadito. El merengue quedó tal que así:





Una vez frío, le pongo la nata montada y las fresas. Espolvoreo un poco de azúcar glas por encima.... y Voilá! Pavlova de Chocolate con Fresas!!!





Como no la ibamos a comer en casa,  Hally se la lleva puesta!!!!




Veredicto: SUSPENSO.


Bueno... igual suspenso suspenso tampoco... no deja de ser un merengue de chocolate, nata recién montada y fresas... pero no. No nos convenció. :(

El merengue por un lado está bien. Muy rico de hecho.
Y la nata con fresas por otro también. Todo un clásico.
Pero todo junto no. 
El sabor del chocolate mataba cualquier otro sabor. Y encima, es una bomba. Ya no es esa ligereza de la Paulova....


Estoy feliz, porque quería probarla. Hasta que no lo intentara no me iba a quedar tranquila. 
Y estoy doblemente feliz, porque esta más rollo de hacer, y ya puesto a sacarle pegas, también es más cara. Que el cacao está carisimo!!!



Así que la Pavlova de Chocolate, una y no más, Santo Tomás. 



La Pavlova, para nosotros por lo menos, la de toda la vida. Plain. 









sábado, 6 de abril de 2013

Pollo a la Coca-Cola






Plato imprescindible en casa.

Me lo piden todas las semanas. Pero se lo doy cada 2 semanas... que me canso....

Cada vez que les digo que elijan comida... "¡POLLO A LA COCA-COLA!" "¡LASAÑA!"

Así que aquí va....

Suena raro por lo de la coca-cola.... pero de verdad que está buenísimo y no conozco a nadie que lo haya probado que no haya admitido que no sabe a coca-cola, y que está muy rico. 

Ingredientes (para nosotros cuatro):

2 Pollos troceados sin pechugas
2 cebollas
1 starlux
1 lata coca-cola
pizca de sal

Salamos la carne y la ponemos en una sartén con aceite caliente. Dejamos que se dore.


Mientras se doran, picamos la cebolla... a mi me gusta tirando a pequeña... pero solo si me siento con ganas, jajjaaa... si no, pues un poco menos pequeña!



Cuando el pollo esté ya bien doradito por todas partes, añadimos la cebolla, y esperamos a que se poche... despacito, para que no se queme nada... sin prisas...




Y ya casi estamos. 
Cuando la cebolla esté bien transparente y blanda, añadimos la coca-cola (al principio saldrá mucha espuma, pero enseguida desaparece) y seguidamente el starlux. Y lo dejamos cocer, lentamente, unos 20 minutos. Chof... chof...




 


La salsa espesará, el pollo se impregnará de su sabor, la cebolla se caramelizará... y estará listo para comer!!! Mmmmmm 

A veces, lo hago por partes: a primera hora dejo la carne y la cebolla bien hechos y lo dejo ahí. Luego, 25 minutos antes de comer, añado la coca y el Starluz y lo remato. Perfecto. Cómodo.


Como dicen mis niños, la cebolla es asquerosa, pero esta, 1está riquisima! y se la comen a cucharadas. O unatan las patatas... el pan... riquísimo! Y es que tienen razón, porque sabe dulce, sin sacar el sabor de la cocacola y... ¡les chifla!



Y ahora, lo emplatamos y para acompañar, unas patatas de bolsa.... que no me apetece nada ponerme a pelar y freír patatas. Jajajaaa







El pollo queda muy jugoso y por supuesto sabrosísimo. No queda ni gota ni de pollo, ni de cebolla, ni de na de na de na....

Si, en vez de las patatas de hoy, lo acompaño de una rica pasta... plato único!!!

Esto es, junto con la lasaña, el plato preferido de mis peques. 
Hally lo pide siempre que es su cumple junto con una rica crema de calabacín

Venga, que alguien se anime a probarlo!!! y que me lo diga, claro! jejejee