martes, 19 de febrero de 2013

Pavlova


Una comida en casa con la familia, una cena con unos amigos... y un postre en común. Una Pavlova.
Suave, esponjosa, exquisita, deliciosa, dulce y jugosa Pavlova. Un postre que no deja a nadie indiferente. 
Y una forma estupenda de hacer que los niños tomen fruta.




Se mire por donde se mire... es preciosa y está deliciosa.

No se sabe muy bien si su origen es Australiano o Neozelandés, pero si está claro que se creó en honor a la gran bailarina Anna Pavlova.

Animo a que todo el mundo pruebe esta tarta tan delicada y exquisita.

¿Y cómo hacerlo?? ¿Cómo puedo probar esta maravilla?

Bueno, si a uno le apetece, bien puede encargarla o bien hacerla en casa. No tiene más que seguir estos pasos:

Calentar el horno a 180º

Montar 4 claras a punto de nieve. Añadir 225 gr de azúcar. Cuando estén bien firmes añadir una cucharadita de maicena mezclada con otra de vinagre de vino blanco. Mezclar bien.

Poner el merengue sobre papel de hornear. En forma de circulo, de unos 20 cm de diámetro. 

Bajar el horno a 120º y meter el merengue. Dejarlo cocer hora y media. Pasado ese tiempo, apagar el horno y dejar el merengue ahí hasta que enfríe por completo.



Una vez frío, cubrir con nata montada y fresas. 




Y a disfrutar de esta exquisita delicia. 

La recomiendo. 

Mucho. 

Muchas veces. 

Decidme algo... 




2 comentarios:

  1. Chulisimaaaaaa la pinta ! Me encanta tu blog es súper divertidoooo, ahora tendré que hacerlo seguro que fantástico como todo lo que haces...... Besitosssss

    ResponderEliminar
  2. Yo he probado esta tarta de Gabi y esta bueniiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiisima. Eres una artista, un beso.

    ResponderEliminar